propiedades

La Calabaza es una hortaliza muy versátil que encontramos en el mercado todo el año, pero es en otoño e invierno cuando más podemos disfrutar de ella. Es un alimento muy saludable y nutritivo, es bajo en calorías y rico en vitaminas y minerales, ideal para todo tipo de dietas.

La Calabaza más consumida en España es la cacahuete o la clásica calabaza (tropicana o carruecano). Estamos hablando de un alimento muy interesante por sus propiedades nutricionales, además la calabaza nos ofrece un sinfín de posibilidades de crear platos.

Aunque según las distintas variedades de calabaza los valores nutricionales varían algo (también varían según la tierra de cultivo, entre otras cosas, aunque sean de la misma variedad), vamos a hablar de los valores nutritivos medios de este alimento, como es habitual, son los valores por 100 gramos del producto en crudo.

La calabaza tiene un elevadísimo contenido en agua, alrededor del 92%, por lo que es una hortaliza muy baja en calorías, aporta alrededor del 25-30 kcal. Su aporte en proteínas también es reducido, alrededor de 1 gramo, es más rico en carbohidratos, y cuanto más dulce sea la calabaza más poseerá. Por ejemplo, la cacahuete o butternut es una de las variedades de calabaza con la pulpa más fina y dulce, puede contener entre 4 y 8 gramos de hidratos de carbono por cada 100 gramos, lo cual no es mucho. Además, es un alimento rico en fibra. Hasta aquí ya podemos resumir que es un alimento adecuado para las dietas de control de peso.

Pero hay mucho más, la calabaza contiene nutrientes muy beneficiosos para la salud de todos, se considera un excelente alimento por sus propiedades antioxidantes, compuestos que retrasan la oxidación de las células que provoca la acción de los radicales libres. Es rica en betacarotenos o provitamina A (los que proporcionan la coloración anaranjada), un tipo de flavonoide que se considera anticancerígeno.

La calabaza también es rica en vitamina C, aunque queda muy lejos de las naranjas, y contiene vitaminas del grupo B, E y ácido fólico. En cuanto a minerales, destaca el calcio, el magnesio, el manganeso y el potasio. Por su composición nutricional, la calabaza recibe el trato de alimento adecuado para todo tipo de dietas, mejora la salud del corazón y de la vista, previene el cáncer, es antiinflamatoria, diurética, previene el estreñimiento, y favorece la dieta de las personas diabéticas puesto que sus carbohidratos son de absorción lenta.

Y ahí no queda todo, la calabaza guarda otro tesoro nutricional en su interior, sus semillas o las pipas de calabaza.

Fuente: gastronomiaycia
 

propiedades

 

PROPIEDADES DE LA CALABAZA

El consumo de pulpa de calabaza es un buen protector de enfermedades, aunque también son importantes las cualidades de las semillas, con las que se elabora un aceite muy apreciado por su alto contenido en ácidos grasos omega-3. Dicho aceite se recomienda para la elaboración de ensaladas, ya que su ingesta disminuye la inflamación de la próstata.

• Puede reducir el riesgo de padecer cáncer. Su consumo frecuente contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer, gracias a la presencia de los ß-carotenos (que ejercen una acción antioxidante) y de las vitamina E y C (que neutralizan los radicales libres).

• Cuida la vista. El ß-caroteno es precursor de la vitamina A, y al ser absorbido por el organismo se transforma en vitamina A o retinol, que es esencial para la visión, ya que, cuando no hay suficiente cantidad de vitamina A, se produce ceguera nocturna. Así, el consumo de calabaza puede resultar muy útil para quienes padecen problemas oculares, como fotofobia, sequedad ocular o ceguera nocturna.

• Mejora las digestiones. La pulpa es rica en mucílagos, que ejercen una acción emoliente, suavizante y protectora de la mucosa del estómago. Por ello, su ingesta mejora las digestiones y su consumo está indicado en casos de acidez de estómago y gastritis.

• Es diurética. La calabaza aporta una gran cantidad de potasio y es pobre en sodio, lo que le confiere una acción diurética que favorece la eliminación del exceso de líquidos del organismo. Por ello, está indicada en caso de hipertensión, gota, cálculos renales y retención de líquidos.

• Protege los tejidos. Se recomienda cuando hay riesgo de sufrir carencias de vitamina A, a quienes siguen dietas bajas en grasa, a personas cuyas necesidades nutritivas están aumentadas (períodos de crecimiento, embarazo y lactancia materna), cuando se es propenso a padecer infecciones respiratorias (faringitis, laringitis o bronquitis),o si se tiene la piel seca y escamosa.

Extracto de un artículo de Dolores Raigón.